Qué es Abiana

Nuestra filosofía

Queremos acercar las increíbles propiedades del aceite de avellana al cuidado de tu piel y de tu cabello, y además:

  • Nuestro taller se encuentra rodeado de la rica naturaleza asturiana, y nuestros productos se nutren de lo mejor de sus bosques.
  • Utilizamos ingredientes procedentes de la agricultura ecológica o de recolección silvestre y elaboramos cada producto en pequeñas cantidades.
  • Nuestras fórmulas están cuidadas al detalle para actuar de forma efectiva y delicada.
  • El aceite de avellana que utilizamos se produce de forma artesanal con las avellanas asturianas, reconocidas como unas de las mejores del mundo.
  • Apostamos por la vuelta al medio rural y por una vida en armonía con la naturaleza y las tradiciones.
  • Utilizamos mayoritariamente ingredientes procedentes de la Península Ibérica y no utilizamos aceite de palma ni ingredientes procedentes de especies en peligro de extinción.

¿Quién hay detrás?

Mi nombre es Celia. Crecí en una ciudad, pero siempre me apasionó la naturaleza y me resistía a desconectarme de ella. En cada oportunidad que tenía, observaba toda forma de vida y disfrutaba cuando podía recrearme en un entorno natural. Por esta razón estudié Biología.

Durante años trabajé en conservación de fauna, realizando trabajos de campo y de laboratorio. En mi tiempo libre, consciente sobre los riesgos asociados a la alimentación y los productos de cuidado personal convencionales, estudiaba los ingredientes naturales y sus usos, en busca de una forma de vida más saludable y respetuosa con el planeta.

Finalmente decidí acercar a más personas la gran calidad de los ingredientes naturales. Para ello quise utilizar un elemento tan extraordinario como el aceite de avellana de Asturias, y así nació Abiana Cosmética Bio.

Los productos que elaboro están destinados a cuidarnos por dentro y fuera, alimentando la piel con ingredientes nutritivos y revitalizantes. Poder compartir un poco de esa vitalidad con otras personas aporta un gran sentido a lo que hago y me siento muy afortunada por ello.

Además, en esta búsqueda por vivir en armonía con la naturaleza y entre nosotras, he encontrado personas y proyectos inspiradores con los que apoyarnos mutuamente. Convivir con otras pequeñas productoras, que trabajan de forma sostenible y  fomentando valores como la igualdad, la justicia social, el feminismo o la cooperación, es lo que me ha dado fuerza para crear Abiana.

Actualmente vivo en una pequeña aldea asturiana rodeada de bosques, donde puedo dar paseos con mi perra Chispa y encontrar la paz.